martes, 18 de septiembre de 2018

Editorial: Madre ayudanos a ser hermanos


Queridos catequistas y animadores:

            Un año más nos reúne y convoca María, para caminar juntos y para celebrar nuestra fe con los chicos de nuestras parroquias, colegios y movimientos. Sin duda es Ella la que año a año mueve nuestros corazones para ponernos en camino, para peregrinar como familia de Dios, y para decirle juntos: “Madre, ayudanos a ser hermanos”.

            En esta nueva Peregrinación Mariana Infantil le pedimos a María que nos ayude… que nos regale la gracia de la unidad, de la fraternidad, de sentirnos y vivir realmente como hermanos, como hijos de un mismo Padre que nos soñó y nos quiere unidos.

            Si miramos la realidad que nos toca vivir hoy descubrimos cómo las heridas de las divisiones, los enfrentamientos, las discusiones y las discordias lastiman la vida de nuestras familias, nos hacen mirar a los demás con desconfianza y temor, no nos dejan crecer en una sociedad fraterna, con sueños y metas compartidas… Esas heridas son las que tantas veces nos quitan la paz y las ganas de construir juntos…

            Pero sabemos que la Madre siempre une, siempre busca que sus hijos vivan en paz, dialoguen, se ayuden, se amen… Como pasa en nuestras familias cuando hay problemas entre los hermanos: es la mamá la que intercede y acerca, la que busca unir y reconciliar…

            Por eso, con todos nuestros chicos y con mucha fe este año le queremos pedir a la Virgen este regalo: ser hermanos… y que ese sueño de Dios que nos quiere unidos se realice cada día con gestos concretos, en los que cada uno de nosotros sembremos amor, paz, fraternidad… confiando en que nunca estamos solos, porque Ella sigue siempre a nuestro lado, acompañando cada paso de nuestra vida, inspirando en los corazones el deseo de la paz y la unidad. María, ayudanos a ser hermanos!

Equipo de Vicaría para niños

1er Encuentro previo a la #PereChicos18


Encuentro 1

María Mamá de Jesús
y nuestra Mamá.

Objetivo para nuestro encuentro:
Re descubrir a María como Mamá de Jesús y como nuestra Mamá del Cielo, Mamá de Corazón.

Motivación:
Mostramos una imagen de la Virgen, puede ser una estatuilla o cuadro.
La ponemos en algún lugar especial, puede ser en nuestro altarcito o en algún lugar central en donde llevemos a cabo el encuentro.
También podremos situaremos frente a alguna imagen que tengamos en la Comunidad y que sea a su vez significativa, podemos ir al templo si allí se ubica o al patio del cole, si en él tenemos una. La cosa será ubicarnos frente a una imagen de la Virgen María.

Desarrollo:
Introducción al silencio y la escucha,  lo podremos hacer mediante algún canto, rezando alguna jaculatoria, o bien utilizando la técnica de silencio  que el grupo ya conozca y tenga trabajada, pasaremos a contemplar por unos instantes la imagen elegida de nuestra Virgencita.
Nos preguntamos?
¿Qué sabemos de María? ¿Quién es María?

¡María es la Mamá de Jesús y nuestra Mamá!

¿Pero cómo sabemos esto?

Leemos:
Además de porque lo sentimos en el corazón nos lo cuentan los Evangelios. Escuchamos con nuestros oídos, con nuestra mente y por supuesto con nuestro corazón lo que nos cuentan San Lucas 1, 26-38 y San Juan 19, 25- 27

Dios envió al ángel Gabriel a la cuidad de Nazaret, al pueblo de Galilea, a visitar a una joven virgen llamada María. Ella estaba comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. El ángel se acercó a ella y la saludó diciendo: ---El Señor es contigo.[  Ante estas palabras, María se vio sorprendida, y se preguntaba qué podría significar ese saludo. --No tengas miedo, María; Dios te ha elegido, dijo el ángel, Darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de David, y reinará para siempre. Y su reinado no tendrá fin.
--¿Pero cómo puede ser  esto, preguntó María al ángel, pues yo no tengo marido. -El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que el niño será santo y lo llamarán Hijo de Dios, respondió el ángel. También tu parienta Isabel va a tener un hijo en su vejez; de hecho, ya está en el sexto mes de embarazo. Porque para Dios no hay nada imposible. María respondió: He aquí la esclava del Señor sea en mí según su voluntad, que se cumpla en mí lo que has dicho, y el ángel se alejó.

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, mujer de Clofás, y María Magdalena. Jesús viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo" Ahí tienes a tu madre" Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa:"

Es Palabra del Señor
Gloria a Ti Señor Jesús

Veamos que dice el texto, ¿Qué personajes aparecen en el relato? ¿Cómo se imaginan ese lugar? ¿Cómo estarían vestidos los personajes que nombra el texto? ¿Cómo creen que estaría el día? ¿Haría frío o calor? ¿Qué me dice la Palabra de Dios hoy? ¿Y qué le respondo?

Confirmadísimo!!!

María es la Mamá de Jesús y nuestra Mamá del Cielo,
que con su inmenso amor eligió serlo.

Qué lindo es saberse amado, y más por una Mamá tan especial, tan dulce, tierna y buena, atenta siempre a los que nos pasa.

Actividad:
¿Qué les parece si le decimos Gracias a María por su ¡Sí! para ser nuestra Mamá del Corazón?
Llenándola de corazones que expresen nuestro agradecimiento pero también nuestro amor. Los corazones pueden tener también “Piropos”;
A la Virgencita  María le encantan.
Ahí va uno: ¡Una rosa para la Madre más hermosa!
Dejaremos los corazones junto a la imagen de la Virgencita.


Compromiso:
María dijo Si a Dios! ¿A qué cosas nosotros también podemos decir Sí a Dios? ¿Lo  compartimos?

Oración:
Quiero decir que sí, como Tú, María, como Tú un día, como Tú, María.
Quiero decir que sí, quiero decir que sí. Quiero decir que sí, quiero decir que sí.
Quiero negarme a mí, como Tú, María, como Tú un día, como Tú, María.
Quiero negarme a mí, quiero negarme a mí. Quiero negarme a mí, quiero negarme a mí.
Quiero seguirlo a Él, como Tú, María como Tú un día, como Tú María.
Quiero seguirlo a Él, quiero seguirlo a Él. Quiero seguirlo a Él, quiero seguirlo a Él…

2do Encuentro previo a la #PereChicos18


Encuentro 2
María nos enseña a ser hermanos


Objetivo para nuestro encuentro:
Pedirle a María que nos ayude a vivir como hermanos

Motivación:
Volvemos a posicionarnos frente a la Virgen María para poder contemplarla.

Desarrollo:
Luego de ese ratito con la mirada puesta en María, avanzaremos sobre lo que la imagen nos despierta.
Nos preguntamos?
¿Qué vemos, qué nos llama la atención, qué significa tal o cual cosa? Las preguntas se desprenderán de la advocación elegida. Iremos tomando todas las respuestas.
Luego nos enfocaremos en contemplar las manos de María.
¿Cómo están en la imagen, extendidas, unidas en oración, cerquita del pecho como las lleva la Virgencita de Luján, cargando con Jesús Niño, lleva Rosario, Escapulario, o algún otro elemento?

Las manos de María, sin duda son las manos más santas, suaves y tiernas que hemos de conocer.
Manos que habrán amasado con delicadeza el pan todos los días, que habrán pelado las papas para un rico guiso, manos que cargaban vasijas con las que se recogía el agua del pozo.
Manos que cocían la ropa rasgada, rota de los hombres de la casa, de Jesús seguro por haber estado jugando con sus amigos, quizás trepándose a algún árbol y de José, seguro por haberse enganchado con algo en la carpintería.
Manos que lavaban la ropa en el agua fría de lavandero de Nazaret, o que al ritmo de alguna suave melodía limpiaban el polvo de la casa.
Manos que ayudaban a cargar trozos de madera, quizás cansadas, pero siempre dispuestas al esfuerzo.
Manos especialistas en recoger la cosecha, en descubrir las uvas maduras. Como también,  en juntar simples juguetes de madera.
Manos dispuestas a pedir la bendición de la comida, y a dar gracias.
Manos de caricias tiernas y abrazos cálidos, aun en las más frías noches de inverno.

Esas manos llenas de ternura siguen ahora dispuestas desde el Cielo a consolar a los tristes y afligidos, a acariciar a los que se sientan preocupados o angustiados, a ayudar en la limpieza de la suciedad de corazones humanos, manos capaces de recibir a los marginados, excluidos, a los que los dejan de lado, a los no queridos, manos siempre dispuestas y entregadas a rogar por los enfermos. Manos juntas en alabanza y oración constante. Manos generosas, y desprendidas, capaces de darlo todo y siempre tendidas y abiertas esperando el abrazo de nosotros sus hijos

¡Qué lindas las manos de María!
Dejémonos acariciar por ellas.
¿Y nuestras manos? ¿Cómo son y/ o están nuestras manos?

Hagamos este ejercicio, abramos nuestras manos y volquémoslas con las palmas hacia arriba, contemplémoslas unos instantes…y pensemos…
¿Cómo se sentirán nuestras manos siendo parte de nosotros? Si pudieran hablar ¿qué dirían?  Ahora mirándolas, reflexionemos un poquito sobre nuestras manos.
¿Colaboran en casa, ayudan al que necesita, toman de la mano a otras manos o dejan de lado a alguna, reparten amor, transmiten alegría, comparten y parten o se quedan con cosas, buscan unirse a otras manos, hacen mucha fuerza como tirando de una cuerda para el mismo lado que tirarían mis amigos y hermanos o buscan romper algo o dividirlo, se juntan o se elevan para rezar, son capaces de extenderse para ayudar al que está caído? …

La devoción a María no consiste en contemplarla simplemente como si estuviéramos mirando un cuadro en un museo, sino se trata de imitarla, de reproducir su imagen en nuestro corazón y en nuestra vida.

Actividad:
Las manos representan el hacer, son instrumentos de acción. Las manos nos permiten transformar y
crear. Cómo podemos expresar a través de nuestras manos que somos hermanos.
¿Lo compartimos?
Ofrecemos nuestras manos como símbolo de querer vivir como hermanos
Dibujaremos nuestra mano sobre una hoja o cartulina, la recortamos por su contorno.
La pintamos o decoramos. Podremos escribir dentro frases sobre la unidad y el ser verdaderos hermanos. Le colocamos un palito y un par de pétalos para convertirla en una flor. Se las ofrecemos como regalo a María ¡Podemos llevarlas a la Pere!
¿Y si hacemos unas gigantes para llevar a la Pere?

Compromiso:
Tender siempre una mano, tomarnos de las manos como verdaderos hermanos.

Oración:
Tomados de la mano, rezamos el Padrenuestro.
Con las manos juntas, muy cerquita del corazón, rezamos un Ave María.
Moviéndolas con alegría, y aplaudiendo, cantamos una linda canción a María.
Y también como gesto entre hermanos, nos abrazamos.

¿Sabías qué?

Contemplar es mirar algo con atención y sin prisa.
Mirar una cosa tranquila y atentamente.
Contemplar a María va un poquito más allá de simplemente mirarla, o mejor dicho es mirarla sí, pero con los ojos del corazón. Mirarla desde el corazón, lo que quiere decir mirarla con particular devoción, con respeto, amor y admiración para quien es la Mamá de Jesús y nuestra Mamá.


Oración para la oración a la entrada del colegio


Muy pronto volveremos a peregrinar al encuentro de nuestra Mamá del Cielo. Cada peregrinación
es un momento privilegiado para la catequesis, una experiencia fuerte en la vida de los chicos y en la vida de la Iglesia. Con el lema “MADRE, AYUDANOS A SER HERMANOS” rezaremos esta semana preparando el corazón para anunciar a todos que Dios es nuestro Padre y nos ama.
La idea es que cada comunidad prepare un altarcito con alguna imagen de la Virgen y, junto a ella, un cartel con el lema, donde iremos agregando cada día un dibujo alusivo a la oración.

Día 1: MADRE. Cuando escuchamos la palabra “Madre” se nos vienen a la cabeza un montón de sensaciones. Escuchamos “Mamá” y pensamos en abrazos, protección, cuidado, amparo, amor, en todas las cosas que nos hacen bien y nos ayudan, nos alivian y nos guían en la vida. Cosas que recibimos todos los días de nuestras mamás, de nuestras maestras (que son un poquito nuestras mamás en la escuela) y especialmente de la Virgencita.
María le dijo que a Dios para ser la mamá de Jesús y le dijo que a Jesús para ser mamá de todos nosotros y estar siempre a nuestro lado. Por eso vamos a mirar su imagen, la vamos a mirar a ella, nuestra Mamá del Cielo y le vamos a rezar con nuestro corazón.
En el nombre del Padre…
Hoy te decimos María que queremos ser tus hijos, que confiamos en tu amor, que te queremos como a nuestra mamá. (Cantamos “Mis 2 mamás”)

Día 2: AYUDANOS. Cuando necesitamos ayuda, la primera persona que se nos viene a la cabeza es nuestra mamá:
-       Má…¿me ayudás con la tarea?
-       Má…¿Me hacés la leche?
-       Má…¿ me das un abrazo?
-       Má…
Ayer le dijimos a la Virgen que la queremos mucho, que queremos vivir como sus hijos, por eso hoy, confiados en su amor le vamos a pedir ayuda. Ella sabe mucho de ayudar, es experta en el tema: ayudó a Jesús a crecer rodeado de amor, ayudó a su prima Isabel cuando estaba embarazada, ayudó a Jesús a hacer su primer milagro en las bodas de Caná, ayudó a los apóstoles dándoles esperanza cuando se sintieron solos y con miedo…ufff ejemplos a montones. Así que, con mucha confianza le vamos a rezar juntos…
En el nombre del Padre…
A cada intención vamos a responder, mirando la imagen de la Virgen: VIRGENCITA, MADRE NUESTRA, AYUDANOS.
(podemos decir intenciones espontáneas de los chicos, o bien rezar éstas)
-       Queremos ser más buenos y generosos con los que menos tienen, por eso te decimos…
-       Queremos cuidar la vida de todos, especialmente de los más débiles y desprotegidos, por eso te decimos…
-       Queremos anunciar el amor de Jesús con alegría, especialmente a quienes perdieron la fe, por eso te decimos…
-       Queremos contarle a todos que sos nuestra mamá y tu amor nos acompaña cada día de nuestra vida, por eso te decimos…

Día 3: A SER HERMANOS. Si todos llamamos a Dios “Padre” y sabemos que María es nuestra Madre, entonces… ¡SOMOS HERMANOS!
Pero ¡cómo nos cuesta vivir como hermanos! Muchas veces somos indiferentes a lo que le pasa al que tenemos a nuestro lado, estamos “metidos en nuestro mundo” y no miramos lo que pasa a nuestro alrededor, o no queremos compartir con el que piensa distinto a nosotros…
Sin embargo, cuando Dios nos pensó en su corazón, cuando nos creó, nos hizo a todos distintos y a TODOS nos ama con el mismo amor y con ese amor nos pide que nos amemos entre nosotros. Hoy nuestra oración será para mirarnos el corazón y pedir perdón por las veces que no nos amamos como hermanos.
En el nombre del Padre…
Querido Dios, por medio de María te pedimos perdón por no vivir como hermanos entre nosotros, queremos cambiar el corazón, por eso te decimos: MADRE, AYUDANOS A SER HERMANOS
-       Cuando vea a alguien que sufre…
-       Cuando encuentre a alguien desalentado o triste…
-       Cuando me necesiten en mi familia…
-       Cuando vea situaciones que no sean justas…
-       Cuando me ganan la fiaca y el egoísmo…
-       Cuando no vamos al encuentro del que piensa distinto y no superamos las divisiones…
-       Cuando dejo de lado a alguien porque no es como yo…

Día 4: MADRE AYUDANOS A SER HERMANOS. Mañana saldremos por las calles de nuestra ciudad a mostrar nuestra fe, a mostrar a los demás nuestra alegría por saber que tenemos una Mamá en el cielo que nos ama con amor inmenso. Pero ese amor, esa fe, esa alegría sólo será real si vivimos unidos como hermanos, si sabemos respetarnos y superar las diferencias.
Jesús dijo: “En esto verán que ustedes son mis amigos, en el amor que se tengan los unos a los otros”. Pues si queremos dar testimonio de nuestra fe y que somos amigos de Jesús, lo primero que tenemos que hacer es estar unidos y vivir como hermanos. ¡A rezar por eso!
En el nombre del Padre…
Madre, ayudanos a ser hermanos. Queremos mostrar tu amor a cada uno de tus hijos, especialmente a los que aún no te conocen. Para que nos crean necesitamos que nos ayudes a amarnos como hermanos, a respetarnos, a estar unidos. Madre, ayudanos a ser hermanos.
Dios te salve, María. Llena eres de gracia…

(Podemos terminar la oración repitiendo esta rima)

María está con nosotros,
no nos suelta de su mano,
si caminamos con ella,
nos sentimos más hermanos.

Te pedimos Madre nuestra
respeto y fraternidad
para vivir siempre unidos
en amor y en hermandad.

Te sigo a todas partes,
Madre Santa del Amor,
te quiero siempre conmigo,
te llevo en mi corazón.


Campaña solidaria : La Ternura Sana el corazón


#PereNiños18

LA TERNURA SANA EL CORAZÓN

 

1. Objetivos de la Campaña Solidaria:

Proveer a las capellanías de los hospitales pediátricos de pañales descartables para los bebés recién nacidos más necesitados.

Despertar en los chicos de nuestras parroquias, capillas y colegios, mediante la campaña, actitudes de solidaridad.

 

2. Fundamento:

Sabemos que muchos niños que nacen en los hospitales pediátricos públicos carecen de pañales descartables para los primeros días de vida. Ante esta necesidad ofrecemos una ayuda y optamos por la vida colaborando con los recién nacidos.

La solidaridad es nuestro espacio para ofrecer una respuesta a estas necesidades, por ello creemos que es un tiempo oportuno para despertar o potenciar en los chicos actitudes de solidaridad.


3. En concreto:
¿Qué queremos hacer? En primer lugar, idear con los chicos, una Campaña Solidaria a fin de recolectar pañales descartables para los bebes recién nacidos, más necesitados de los hospitales pediátricos. En segundo lugar, aunque no menos importante, reunir intenciones para acercar a la Virgen en cada lugar de peregrinación.
¿Quiénes van a realizar la campaña? La idea es que los chicos (entre 10 a 12 años) de las parroquias, catequesis, colegios, acción católica, grupo scout, etc, puedan planificar y ejecutar la Campaña Solidaria.
4. Hashtag #PereNiños18
Proponemos realizar la colecta de pañales en tu comunidad y sacarse una foto. Esa imagen subirla a las redes sociales con el hashtag #PereNiños18
5. Destino de los pañales
Los pañales recolectados serán destinados a las siguientes capellanías:
Belgrano: Capellanía Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez
Devoto y Centro: Capellanía Hospital de Niños Pedro Elizalde (Ex Casa Cuna)
Flores: Capellanía Maternidad Zarda


20 DE OCTUBRE - #PereNiños18: Toda la Info


Información necesaria para la Peregrinación
20 de octubre #PereNiños18

Lema: “Madre, ayúdanos a ser hermanos”


1.    PARA HACER EN TU COMUNIDAD
Para ayudar a nuestros hermanos más débiles, les proponemos realizar la “CAMPAÑA SOLIDARIA” para recolectar PAÑALES DESCARTABLES (podés encontrar una propuesta en las siguientes páginas)
Preparar marcos con el hashtag #PereNiños18
Preparar carteles con frases tipo cotillón que tengan piropos para la Virgen y utilizarlos con los marcos.7

2.     LUGARES DE PEREGRINACIÓN EN LAS VICARÍAS ZONALES
Vicaría Belgrano
Salida: Parroquia San Pablo Apóstol (Álvarez Thomas 795)
Llegada: Parroquia Resurrección del Señor (Dorrego 892)
Si llueve 14.30hs: en Parroquia Resurrección del Señor (Dorrego 892)

Vicaría Centro (a confirmar próximamente)
Salida14hs: Parroquia Ntra. Sra. De la Rábida (Av. Belgrano 1502 )
Llegada: Parroquia Santa Rosa de Lima (Av. Belgrano 22169)
Si llueve 14.30: Parroquia Santa Rosa de Lima (Av. Belgrano 22169)
Vicaría Devoto
Salida: Parroquia Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro (Av. Irigoyen 1185)
Llegada: Parroquia Ntra. Sra. de la Salud (Marcos Sastre 6115)
Si llueve 14.30hs: Parroquia Ntra. Sra. de la Salud (Marcos Sastre 6115)
Vicaría Flores
Salida: Basílica San José de Flores (Av. Rivadavia 6950)
Llegada: Parroquia Lujan Porteño (Francisco Bilbao 3474)
Si llueve 14.30hs: Basílica San José de Flores (Av. Rivadavia 6950)

3.    HORARIOS

Convocatoria en la Salida: 14hs.
Empezaremos a Caminar 14.30hs.
Llegada y la Misa: 16hs. (aproximadamente)
Terminaremos: 17hs.
En caso de lluvia:

Recuerden que en caso de lluvia la fiesta de la Virgen se celebrará directamente en el lugar indicado a las 14.30hs. (Suspendiéndose solamente la caminata). El sábado 20 de octubre al mediodía, se informará el cambio pertinente vía redes sociales y mail.

  1. CONSEJOS PREVIOS

Los pañales descartables dejarlos (en la parroquia desde donde sale la peregrinación) en bolsas con un rótulo donde diga la cantidad de pañales que entregan.
Traer el “carrito lujanero” para poder animar la caminata. Sería bueno pedir la colaboración en la animación y en el traslado del carrito a los jóvenes o los adultos de la comunidad que no son catequistas, para compartir el trabajo.
Traer cada comunidad su marioneta, banderas, carteles, globos, etc.
Traer cornetas, silbatos, matracas, etc.
Enviaremos vía mail la animación escrita para los carritos.
Enviaremos vía mail Misal, Leccionario y Guión para la Misa.

  1. CONCENTRACIÓN Y SALIDA

Para este momento sugerimos que sea puntual, ágil, alegre, breve y sorprendente.
Recibir a las comunidades: Parroquias, Colegios, Capillas, Asociaciones, etc.
Realizar canciones breves con gestos o mímicas.
Repetir el lema varias veces.
Rezar varias Avemarías.
Pedir a los animadores de niños una actitud activa.
Saludar a todas las personas que vemos en la calle, en los balcones, a los choferes de colectivos, etc.
Que el obispo zonal pueda hacer el envío peregrino de manera breve y ágil.

  1. LA CAMINATA

La peregrinación será encabezada por una cruz y cirios, luego una imagen grande la Virgen María.
Cuando en la caminata vean un cartel con el hashtag #PereNiños18, sacarse una foto y subir a las redes sociales con el hashtag propuesto.
Si en el recorrido pasan por algún hospital o sanatorio detenerse para rezar por los enfermos.
Cantar fuerte haciendo los gestos o mímicas.
Los sacerdotes pueden ir dando la bendición a las personas mientras caminan.

  1. LLEGADA

Recibir la peregrinación, agilizar el acomodo de los chicos en el lugar, y comenzar con el recurso sin demorarse.
Dar inicio a la Misa.
Al final agradecer la participación y el trabajo de todos.


8.    CELEBRACIÓN DE LA MISA

La ambientación: es importante que el escenario, el altar, el ambón tengan una estética alegre acorde a la fiesta que celebramos.
Para estar presente en el ámbito de las redes sociales y hacer visible la tarea solidaria y misionera, recomendamos colocar en el telón de fondo en grande el hashtag #PereNiños18
Es importante tener mucho color, globos, guirnaldas, banderines, etc.
El coro y el sonido tiene que estar muy cuidado
Lecturas: 1era Lectura Hc1, 12-14 + Salmo Magníficat Lc. 1, 46- 55 + Evangelio “La Virgen María al pie de la cruz” Jn. 19, 25-27

·         RECURSO
Preparamos una escena familiar. Los protagonistas serán Martin y Lucía, dos hermanos de 11 y 14 años y su mamá.
(La mamá está con un recipiente y un batidor, como preparando la comida cuando entra Lucía muy enojada)
Lucía: ¡Mamá! ¡Mamáaaaaaaaaaa!
Mamá: ¿Qué pasa Lu?
Lucía: ¡Ya no lo aguanto más! ¡Te juro que tengo ganas de agarrarlo y aghhrrrrrrr! (cerrando los puños y levantando los brazos)
(Llega Martín con paso relajado)
Martín: No pasa nada ma, tu hija que ¡es una exagerada!
Mamá: A ver si nos tranquilizamos un poco y me cuentan que pasa. Así a los gritos no nos vamos a entender nunca.
Martin: Pero mamá, no le hagas caso….
Lucía: ¡¿Quéeeeeee?!
Mamá: Pero chicos, ¿Qué los tiene tan nerviosos? ¿Por qué pelean?
Lucía: Ma, tengo hoy me toca a mi poner la mesa para la cena, pero estoy terminando un trabajo para la escuela y le pedí a Martin si lo hacía por mi y “Tu hijo” me dijo que no, que está ocupado… ¡Y está jugando con la compu!
Martín: Yo ya la puse ayer, así que es justo que hoy lo haga ella, y además, no me “pediste” por favor. Me dijiste muy amablemente: ¡Andá vos!
(Comienzan a hablar uno atropellando las palabras del otro)
Lucía: ¡Pero estás jugando con la compu!
Martín: ¡No!
Lucía: ¿Ah no? Y qué estabas haciendo?
Martin: Yo también estaba haciendo algo importante. Estaba haciendo la tarea, buscaba información.
Lucía: Claaaaroooo… si justo..
(La mamá los interrumpe pero sin levantar la voz)
Mamá: Bueno, bueno, bueno… Así no podemos solucionar nada. ¿Qué les decimos con papá siempre?
Lucía y Martin: Que no tenemos que pelear
Mamá: ¿Y qué más?
Lucía y Martín: Que hablando se entiende la gente.
Mamá: Miren, el tiempo que pasaron peleando. ¿Qué pasa si uno pone los vasos y los cubiertos y el otro los platos y las servilletas?
Lucía: Lo hacemos rapidísimo.
Martin: Y podemos seguir haciendo la tarea hasta que esté la comida.
Mamá: ¡Claro! Pedir ayuda cuando lo necesitamos está muy bien. No nos tiene que dar vergüenza. Y ayudar a quien nos necesita siempre nos alegra el corazón. ¿O no?
Martín: Si es verdad Lu, el otro día me ayudaste con matemáticas y me fue re bien.
Lucía: Estuvo bueno también, fue divertido y me puso muy contenta que te fuera bien.
Mamá: ¡Para eso están los hermanos! Ahora, falta un último detalle… ustedes se quieren tanto… ¿Qué les falta hacer?
Martín: mmmm… Ya sé… perdóname Lu por no querer ayudarte
Lucía: No tontin… perdóname vos por gritarte…
Martín: Dale.. pongamos la mesa
Lucía: Si..
Mamá: No saben como me alegra el corazón verlos juntos, hijos.
Martín: Si no fuera por vos mami que nos ayudás..
Lucía: … Nos pasaríamos más tiempo discutiendo que buscando las mejores soluciones…
Mamá: ¡Cuánto los quiero!
(Se abrazan y salen juntos)

·         PISTAS PARA LA PREDICACIÓN
- ¿Recuerdan chicos que se representó recién? (Escuchamos las presupuestas)

- Jesús en la cruz nos mostró su gran Amor. Un Amor que nos perdona, nos une, nos hace libres, nos reconcilia con Dios y nos hace hermanos.

- En ese momento María estaba presente. También gracias a Ella recibimos el regalo de vivir como hermanos, de saber perdonar, de vivir en el amor. Porque la Madre siempre une y busca que sus hijos vivan en paz.

- Jesús nos dice: Aquí tienes a tu Madre. Él nos hace descubrir la presencia fiel y silenciosa de María, nos invita a mirarla, a contemplarla, a rezarle con fe y pedirle de corazón todos juntos. ¡Madre, ayúdanos a ser hermanos!